Nafarroa Berria

REFLEXIONES DE UN CARLISTA NEO NAVARRO

El Carlismo como verdadero movimiento político y el iturbidismo como postura histórica.

Hace poco hemos tenido conflictos con iturbidistas calumniando al carlismo: acusándole de muerto, “sólo peninsular”, innecesario, etc.
Pues con este, mi primer artículo, les comparto los siguientes puntos a considerar para demostrar lo equivocados que están y cómo el carlismo a pesar de toda la tormenta del liberalismo sigue con vida mientras que el iturbidismo murió junto con Iturbide.

  1. El Carlismo no ha muerto: Los iturbidistas afirman que el carlismo está muerto hoy en día en base a que no es popular como lo fue en su tiempo, si bien es cierto que ha perdido fama gracias a la degeneración liberal en la sociedad pero eso no significa que el carlismo no esté presente en algunos medios como lo es: intereconomía, adelante la fe, etc. El Carlismo hoy en día sigue teniendo Rey, Secretaría Política, intelectuales legitimistas como Vásquez de Mella (siglo XIX), Miguel Ayuso, Danilo Castellano, José Miguel Gambra, José Luis Widow, Miguel Navarro (mejicano), Javier Barraycoa, Fernando Segovia, etc. Todavía existen carlistas que apoyan y defienden la tradición que el liberalismo se ha encargado de eliminar de la sociedad.
  2. El iturbidismo no es ninguna ideología política, sino creadora del nacionalismo en Méjico. Una vez que Iturbide fue fusilado, ¿quién se opuso a la república masónica mexicana en nombre de Iturbide? Yo no recuerdo ninguna guerra iturbidista a lo largo del siglo XIX, pero si recuerdo 3 guerras carlistas en nombre de Dios, Patria, Fueros y Rey en el mismo siglo. Los iturbidistas usarán de excusa la derrota en cada una de las 3 guerras carlistas para denostar la Santa Causa, pero parecen olvidar que esas guerras se perdieron, no por falta de apoyo popular sino porque el carlismo sí que gozó de sustento social entre la población (en especial con los campesinos de la península).  Las guerras se perdieron, en gran parte: por culpa del apoyo internacional que contaba el bando isabelino y de los Rothschild. Hoy en día no vemos ni “rey”, ni “secretaría política”, ni “intelectuales iturbidistas” (sino adscritos al nacionalismo neoconservador)  que aparezcan en los medios de comunicación dando testimonio de su ideología política, lo que es síntoma de haber sido un régimen provisional ejecutor del antiguo régimen novohispano, sumamente necesario para la posterior creación de la actual “república mexicana” decadente y masónica.
  3. El carlismo sí que tiene un ideario político: Solo basta con leer el documento “¿Qué es el carlismo?” documento de 115 páginas escrito en el 12 de octubre de 1971 por el centro de estudios históricos y políticos General Zumalacarregui fundado en mayo de 1963. Como podemos ver, intelectuales carlistas hubo y hay. Mientras que “centros de estudios iturbidistas” no, demostrando que el iturbidismo es una mera postura histórica subordinada a un sólo hombre, más no política.
  4. El carlismo no es exclusivo de la península, a diferencia de lo que afirman los iturbidistas, y que el carlismo y cualquier carlista fuera de la metrópoli, es un traidor con problemas de identidad. El carlismo al ser heredero legítimo de la monarquía hispánica nunca aprobó las repúblicas bananeras como sí lo hizo la igual coronada de los isabelinos, por lo tanto, los estados – nación que hoy en día ocupan los territorios de la hispanidad, no son legítimos ante la verdad histórica (incluyendo por supuesto a Méjico). Los iturbidistas creen que cualquier carlista fuera de la península es un apátrida sólo por reconocer a su verdadera Patria, la causa que esgrimen es que los carlistas, en este caso mejicanos, deberían ser patriotas a “México” sólo por el mero hecho de haber nacido en el estado – nación mexicano, esto es tan ridículo como pedirle a un centro o sureño italiano que necesariamente tiene que ser patriota del estado italiano a pesar de que se formó con el objeto de instaurar un estado liberal y destruir los Estados Pontificios y el Reino de las Dos Sicilias. ¿Está mal que un italiano católico de esas zonas se oponga al Estado italiano y quiera restaurar estas dos últimas naciones católicas? ¿Qué sigue? ¿Criticarán a un católico nacido en Israel sólo por el mero hecho estar en contra de la Estado israelí y querer devuelta un gobierno católico legítimo (por ejemplo el antiguo Reino de Jerusalén). Si tan exclusivo de la península es el carlismo entonces ¿Por qué hay carlistas en Hispanoamérica? El Círculo Tradicionalista Celedonio de Jarauta es mejicano y está ligado con los principios de la Comunión Tradicionalista en la Península.
  5. Reyes Legítimos  lo largo de la historia:
    Carlos V de España lucho contra los isabelinos en la primera guerra carlista.
    Carlos VI lucho la segunda guerra Carlista en 1855.
    Carlos VII lucho la tercera guerra carlista en 1872-1876, mantenía amistad con San Pio X.
    Jaime III hijo de Carlos VII, estuvo con su padre en la tercera guerra carlista, fue oficial en el ejército imperial ruso, lucho contra los boxers en china y lucho en la guerra ruso-japonesa.
    Alfonso Carlos I hermano de Carlos VII, lucho junto a su hermano en la tercera guerra carlista, fue zuavo pontificio luchando contra el ejército liberal de Saboya defendiendo a los estados pontificios.
    Javier I (regente) sobrino de Alfonso Carlos I, fue oficial de artillería belga en la primera guerra mundial, formo parte de la resistencia francesa en la segunda guerra, sobrevivió a un campo de concentración nazi y dirigió al carlismo durante la cruzada del 36.
    Sixto Enrique (actual regente) hijo de Javier I, enlistado en los legionarios españoles en cubierto bajo el nombre de Enrique de Aranjuez, ante la traición de su hermano tomo el liderato de la comunión tradicionalista y al día de hoy continua participando en diversas reuniones y conferencias no solo del carlismo sino también del legitimismo francés. De la descendencia de Iturbide, la mayoría no sólo ha abandonado la lucha por la sucesión de un “imperio mexicano católico”, (mismo que no lo fue ni en sus orígenes sino una treta ambiciosa de piedad política.) sino que ni individualmente, muchos ni han conservado siquiera la fe católica.
  6. El nacionalismo iturbidista: Esa ideología protestante y recalcitrante no puede ser parte de un ideario católico en la formación de una patria, el estado-nación mejicano fue creado por el estado y no de forma orgánica por los diversos estratos sociales como si lo fue la monarquía hispánica. El nacionalismo siempre coloca los intereses del estado por encima de los religiosos, pues su objetivo es utilizar la fe para los propósitos estatales, que un grupo de políticos burgueses necesita para controlar y moldear la nación recién creada.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s