Fueros

Ideario

No todos los pueblos españoles tuvieron el mismo origen. Ni la misma historia. Ni la misma lengua. Ni las mismas costumbres. Pero todos tuvieron unidad de Religión y unidad de destino. La base de la Nación española es la unidad de creencias y la unidad de monarquía. Ni la raza ni el idioma constituyen por sí solos caracteres de nacionalidad.
Las naciones españolas fueron en otros tiempos reinos, principados y señoríos independientes. Principio de nacionalidad cuyo desarrollo culminó en la unidad española, conseguida por los Reyes Católicos. Pero esa unidad no anuló la libertad de las regiones. Porque las regiones tienen misiones propias que cumplir. Obligaciones que satisfacer y Derechos por ley natural. Por eso somos regionalistas y pretendemos restaurar los principios forales, con las modificaciones que sean de actualidad. Y esto no es privilegio exclusivo de unas pocas regiones, sino que lo hacemos extensivo a todas.

“Que es una sociedad pública, nación incipiente que, sorprendida en un momento de su desarrollo por una necesidad poderosa que ella no puede satisfacer, se asocia a otras, y les comunica algo de su vida, y se hace partícipe de la suya…”

Juan Vázquez de Mella

El Estado Tradicionalista es soberano. No concede prerrogativas a las regiones. Pero reconoce su derecho. Y las regiones tienen sus leyes sabias. Que pueden perfeccionar. Y pueden usar su lenguaje. Y administrarse con arreglo a sus buenos usos y costumbres. Y utilizar su legislación civil. Sin prejuicio de la existencia de un código general para los asuntos comunes.
Admitido el principio regionalista, se puede afirmar: que unas mismas leyes no son aplicadas a todas las regiones españolas. Como un chaleco que confecciona un sastre no viene bien a todos los hombres.
Las familias tienen necesidades que, por sí solas no pueden satisfacer. Y se agrupan para formar el municipio. El municipio es anterior a la región. Y ha de ser libre porque si está mediatizado, no podrá formar regiones libres. El municipio tiene libertad absoluta para administrarse. Y para poseer bienes comunales. En el municipio comienza la vida pública del ciudadano al salir de la familia.

mestizo

Tomado del “Ideario CTC 1939” Jaime del Burgo.